Las organizaciones de EE.UU. toman consciencia del peligro que supone el ransomware

El Informe Global sobre Ransomware de 2018 de SentinelOne pone sobre la mesa datos sobre organizaciones en Estados Unidos que han sido víctimas de un malware del tipo mencionado, cómo creen que han acabado infectadas y qué medidas han tomado contra posibles ataques futuros.

La encuesta muestra que el 53% de las organizaciones en Estados Unidos han culpado de la infección por ransomware a las soluciones de antivirus antiguas, que fallaron a la hora de proteger sus sistemas. Dentro de ese grupo, el 68% se siente más seguro tras sustituir las soluciones antimalware obsoletas que utilizaban por protección de última generación. Con un panorama cada vez más complejo en torno a los malware y ciberataques, tener una protección que responda a los verdaderos desafíos actuales en términos de ciberseguridad puede terminar siendo crítico.

El 56% de las organizaciones indicaron que están poniendo en marcha planes de formación y concienciación para sus empleados con el fin mejorar el conocimiento y participación en la seguridad a nivel organizacional. Aquí, el 37% de los directivos respondieron que su preocupación por los ataques ha aumentado, el 49% está aumentando el presupuesto en seguridad para evitar los ataques con ransomware y el 38% se involucra con mayor frecuencia en el nivel básico de la implementación de los procesos, las políticas y los protocolos de seguridad.

Los cibercriminales no se quedan ni mucho estancados, sino que sus métodos no paran de evolucionar. Aquí siempre es mejor ser malpensado y asumir que siempre están un paso por delante de las medidas defensivas, más si tenemos en cuenta que llegan a tener hasta acceso a peligroso material procedente de las más importantes agencias de inteligencia y seguridad.

Según datos extraídos de la encuesta de SentinelOne, el 42% de los encuestados reconocieron haber visto métodos de infección mediante ransomware más rápidos; el 43% una infección a mayor escala, citando movimientos a través de redes y no solo endpoints aislados; el 33% siente que los ataques con ransomware se han vuelto más oportunistas y mejor dirigidos; mientras que el 53% ha indicado que los delincuentes demandaban pagos con criptodivisas, algo común en este tipo de malware.

A la mayoría de los expertos en ciberseguridad les gustaría que las fuerzas de la ley contaran con mejores medios para rastrear a los delincuentes y proteger a los ciudadanos y las organizaciones contra los ataques de ransomware. Esta opinión es compartida por el 70% de las organizaciones de Estados Unidos, mientras que el 57% de los encuestados respondieron que la ley debería ser actualizada para ajustarse al contexto actual e imponer penas más duras a los ciberdelincuentes y el 58% ha expresado su deseo de una mayor cooperación internacional en estos asuntos.

Los resultados de la encuesta muestran ciertos pesimismo en las organizaciones de Estados Unidos en torno a la amenaza que supone el ransomware, aunque esto también puede indicar que hay una mayor concienciación. Tomando lo positivo o lo negativo, es obvio que el desarrollo de tecnología que ayude a ofrecer una mejor seguridad será algo primordial, más tras los grandes daños provocados por WannaCry, NotPetya y Bad Rabbit.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here