Motores de búsqueda europeos

En la batalla de las búsquedas y publicidad en línea, Google es un gigante comparado con todas las demás grandes tecnológicas. Y no digamos con las pequeñas empresas europeas. Sin embargo, la reacción popular sobre la recopilación masiva de datos personales, no siempre realizada con la necesaria transparencia, ofrece nuevas esperanzas a una serie de motores de búsqueda poco conocidos que enarbolan la bandera de protección de la privacidad del usuario.

DuckDuckGo es un ejemplo. “el motor de búsqueda que no te rastrea”, acaba de alcanzar 30 millones de búsquedas diarias. Muy lejos del líder, Google, pero llama la atención que en una época en la que parece que casi todos los principales servicios de Internet buscan vender los datos personales, un motor de búsqueda pro-privacidad esté experimentando un crecimiento masivo. Además, es interesante observar que el nuevo registro de búsqueda diaria de DuckDuckGo se produjo días después de que se conociera la violación de datos en Google+ y su ocultación por el gigante de Internet. Sucedió lo mismo cuando Google cambió su política de privacidad en 2012 y cuando se conocieron las actividades de vigilancia masiva de la NSA por Edward Snowden.

Motores de búsqueda europeos

A lo que está consiguiendo DuckDuckGo es a lo que aspiran sitios como Mojeek de Gran Bretaña, Qwant de Francia, Unbubble en Alemania o la suiza Swisscows. Todos tienen algo en común, no rastrean los datos de los usuarios, ni filtran los resultados ni muestran anuncios según “comportamiento”.

Estos sitios están creciendo en medio de la implementación de las nuevas regulaciones de privacidad europeas (GDPR) y los numerosos escándalos de tráfico de datos y violación de derechos que han despertado la conciencia pública sobre las montañas de información personal que algunas empresas recopilan y venden a los anunciantes.

La sospecha generalizada en Europa sobre el dominio de Google en las búsquedas en Internet también ha ayudado a hacer del continente un lugar de desove para una búsqueda segura. Europa es particularmente sensible a los problemas de privacidad.

“Para nosotros, se trata de ciudadanos, y los ciudadanos tienen derecho a la privacidad”, explica Eric Leandri, presidente de Qwant. La  opinión contrasta con la mentalidad de la otra parte del atlántico donde los usuarios de Internet son vistos como consumidores cuyos derechos están dictados por los términos de sus acuerdos con las compañías tecnológicas.

Los números de tráfico muestran que el interés está aumentando. Las consultas de Qwant se triplicaron a 10.000 millones en 2017. Sobre una base mensual, recibe 80 millones de visitas, mientras que las solicitudes aumentan un 20 por ciento. Leandri dice que el sitio ahora representa el 6 por ciento de la cuota de mercado de motores de búsqueda en Francia, su mayor mercado.

Qwant incluso está recibiendo apoyo oficial. El mes pasado, el ejército y el parlamento francés dijeron que abandonarían Google y usarían Qwant como su motor de búsqueda predeterminado, como parte de los esfuerzos para reclamar la “soberanía digital” europea.

El sitio no utiliza cookies de seguimiento ni perfiles de usuario, lo que le permite dar a dos usuarios diferentes exactamente el mismo resultado. Ha construido su propio índice de 20.000 millones de páginas que cubren francés, alemán e italiano y planea expandirse a cerca otros dos docenas de idiomas, utilizando tecnología de Microsoft Bing.

Los británicos de Mojeek u Oscobo realizan algo similar con búsquedas anónimas desde Yahoo! y la holandesa Startpage, anonimiza los resultados de búsqueda de Google, eliminando anuncios y el rastreo.

Todavía no son populares, pero no hay duda que los motores de búsqueda europeos están desafiando a Google con la bandera de la privacidad, un derecho fundamental que el gigante de Internet tendrá que garantizar si quiere mantener su situación de privilegio.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here