Que una parte de los ingresos «extraoficiales» que recibe el gobierno de Corea del Norte provienen de la actividad de su ejército de hackers no es ninguna novedad. El conocido como Grupo Lazarus está en el punto de mira de los principales gobiernos y empresas de seguridad de todo el mundo.  Lo que comienza a ser más llamativo sin embargo, es la cantidad de dinero que el díscolo país asiático está consiguiendo acumular utilizando todo tipo de ataques informáticos.

Tal y como se desprende de un informe proveniente de Naciones Unidas, en los últimos meses Corea el Norte habría obtenido nada menos que 2.000 millones de dólares derivados de sus ataques cibernéticos a bancos y casas de cambio de criptomonedas.

Según se asegura en el informe de la ONU, además de para robar todo tipo de divisas, los ataques que realiza a exchanges de criptomonedas tienen como objetivo «blanquear» el dinero que Pyonyang obtiene de forma ilegal por otras medios. Como también se explica en el documento, la mayor parte de los fondos que se obtienen como fruto de esta actividad, tienen como destino financiar «Reconnaissance General Bureau» es decir, las actividades clandestinas que llevan a cabo sus servicios secretos.

Tal y como explican los expertos de Naciones Unidas, en estos meses al menos 35 instituciones financieras de 17 países han denunciado ataques que tienen su origen en Corea del Norte. Además abundan en el peligro que supone que los ataques contra las casas de cambio de criptomonedas, ya que facilitan que el país asiático «genere ingresos de formas más difíciles de rastrear, sujetas a una menor supervisión y regulación por parte de los distintos gobiernos».

Por otro lado el informe se pregunta por qué se sigue permitiendo que cientos de profesionales IT y desarrolladores de software de Corea del Norte sigan trabajando en la actualidad para todo tipo de compañías extranjeras (incluyendo tanto asiáticas como europeas), cuando ya se ha demostrado que en muchos casos utilizan su posición para instalar en las organizaciones todo tipo de malware, especialmente cryptojackers que se se estarían empleando de manera masiva para el minado de bitcoin y otras monedas.

No es esta la primera vez que la ONU advierte sobre este tipo de operaciones. Un informe anterior, fechado el pasado mes de marzo, advertía que los hackers norcoreanos habían robado entre enero de 2017 y septiembre de 2018, 571 millones de dólares en al menos cinco exchanges de divisas virtuales. A esta cantidad se le añadirían otros 670 millones de dólares provenientes de otras «actividades cibernéticas».

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here